5 claves de SEO para que escribas contenido que posicione

Artículo de un colega invitado: Mati Ortiz, de Letras Nómadas

Si como traductor estás empezando a crear tu blog o si ya tienes uno y notas que tus artículos no se posicionan o no se leen tanto como quisieras, es probable que te esté faltando aplicar estrategias de SEO.

Mucho se dice sobre que el contenido es el rey. Y lo es.

El contenido forma los cimientos sobre los cuales se basa el famoso inbound marketing o valga la redundancia “el marketing de contenidos”. Es decir, el tipo de marketing en el que el cliente elige saber sobre ti y lo que haces.

En la era de lo audiovisual el contenido cobra distintas formas: videos, audios (podcasts), ebooks, etc. Pero más allá de las tendencias, es en el contenido escrito en donde reside el verdadero poder.

¿Por qué?

Hoy todavía es imposible analizar las palabras escondidas en formato de audio o video.

Google y otros buscadores escanean e indexan el contenido escrito a través de sus “arañas” y se lo muestran a sus usuarios cuando es relevante para una búsqueda.

Por eso los videos de YouTube, por ejemplo, sí o sí deben ir acompañados de una buena descripción SEO para que alguien los encuentre.  

Es importante entender que las personas que buscan información son los clientes de Google. Y Google quiere darles un buen servicio.  

Si escribimos artículos, tanto en nuestros blogs como en nuestras redes sociales, es para que alguien los lea. Por eso no solo se trata de escribir, sino también de optimizar el texto para que los lectores lo encuentren.

Aquí te traigo 5 acciones rápidas de optimización SEO que puedes empezar a aplicar hoy mismo:

1. Relevancia

Todo el contenido que publiques tiene que ser relevante, es decir, que el lector encuentre interesante lo que tienes para decir.

Es la primera regla de SEO: escribe para que el lector encuentre en tu contenido la respuesta justa para su pregunta. Eso es relevante para Google

Por supuesto, siempre tienes que tener seguridad y convencimiento sobre lo que escribes.

Pero si escribes sobre ti y sobre los temas que solo te interesan a ti, el lector no encontrará útil tu contenido. Se irá de tu página y realizará nuevamente la misma búsqueda para conseguir información que le sirva.

Google interpretará que tu contenido no es de calidad y puede penalizar tu sitio.

Ejercicio rápido: piénsate como cliente de Google cuando realizas una búsqueda y no encuentras lo que estás buscando. Te frustras y sigues haciendo clic en otras páginas hasta encontrar la información que responde a tu pregunta.

Lo mismo puede suceder con tu audiencia.

2. Palabras clave y long tails

Otra verificación que hará Google es en relación a las palabras clave que hayas elegido. De hecho, será lo primero en lo que se enfocará. 

Para encontrar palabras clave potentes puedes seguir los siguientes pasos:

1- Escribe tus propias palabras clave, es decir… sobre qué quieres escribir. Haz una lista de todo lo que se te ocurra.

2- Valídalas con dos tipos de herramientas:

       Plataformas de keywords en línea. Hay herramientas de pago (Semrush es la más conocida y potente) o herramientas gratuitas (Keywordsheeter es una de ellas)

       Google mismo nos ayuda con sus términos más buscados a través de Google Trends o el autosuggest.

3- No te quedes solo con la búsqueda inicial.

Utiliza también las long tails a lo largo de tu texto. Las long tails son palabras claves asociadas a las principales, pero más específicas y ajustadas a la búsqueda.

Por ejemplo:

Si has decidido que escribirás sobre “traducción jurídica”, estas serán tus palabras clave. Con ellas estarás compitiendo para posicionarte con artículos de todo el mundo sobre el mismo tema.

Si te dedicas a la traducción jurídica y sabes que tu cliente está en Argentina, entonces algunas long tails podrían ser:

       Traducción jurídica en Buenos Aires.

       Traducción jurídica en Argentina.

       Claves para contratar un traductor jurídico en Argentina.

Las long tails sirven para ser más específicos en las búsquedas y llegar mejor a las necesidades de nuestros lectores.

3. Estructuración

Google también va a verificar cómo has estructurado tu contenido en tu página.

Por eso debes utilizar títulos y subtítulos. El término headlines (H) es el que se usa en la jerga.

       Todo artículo debe tener un solo H1 que contenga las palabras clave y además, tienes que procurar repetirlas dentro del primer párrafo.

       Los H2 se utilizan como subtítulos para segmentar el contenido. Es bueno utilizarlos para insertar algunas long tails.

       Los H3 se utilizan para ejemplos, enumeraciones y categorías dentro de los H2.

       Existen H4, H5 y H6, pero no es necesario que los utilices.

¿En qué ayuda este tipo de estructuración? En la legibilidad.

A Google le interesa (y mucho) que tu contenido sea fácil de leer.  

4. Escribir como bloggero

A lo lejos quedaron esos blogs en los que se escribían párrafos de 20 o 30 líneas. Ya no.

No es aquí el lugar para mostrar tus dotes de escritura creativa, a menos que tu blog sea de cuentos y literatura y tus lectores quieran leer ese tipo de contenido.

Si vas a escribir contenido para tu lector, que sea con un lenguaje claro y simple:

       Palabras familiares y sencillas.

       Evita decir lo mismo dos veces con distintas palabras.

       Sé breve.

       Utiliza oraciones cortas de 10 palabras.

       Párrafos de no más de 40/50 palabras.

       Utiliza la voz activa.

       Enumeraciones.

       Negritas para resaltar contenido importante.

Una frase conocida en el mundo emprendedor es: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

5. Enlaces

A Google le interesa ver cómo tu artículo se relaciona con tu propio blog y con el mundo exterior.

Si incluyes enlaces a otras páginas y otras páginas incluyen enlaces a la tuya, entonces tendrás lo que se llama “autoridad de dominio” y Google te posicionará mejor.

¡Pero cuidado aquí!

He visto artículos en grandes páginas de traducción que cada dos palabras (sí, cada dos palabras) incluyen un enlace externo. Esto, lejos de ser algo bueno, abruma y enloquece al lector.

A la larga el lector se pregunta: ¿puedo seguir leyendo? ¿O necesito ir a esos enlaces para entender lo que viene?

Basta un clic del lector para que se vaya de tu página. Y no queremos eso.  

Usa los enlaces con mucha sabiduría, con el fin de aportar valor y de ayudar al lector. No con el fin de posicionarte en Google.

Conclusión: lo más importante a la hora de optimizar tu SEO 

Hablar de SEO es hablar de muchísimas estrategias supercomplejas y de hecho, hay un empleo emergente exclusivo para ello: el redactor SEO.

Por eso, las estrategias que te acabo de comentar son apenas algunas técnicas sencillas que puedes poner en práctica hoy mismo para optimizar los textos que ya tengas escritos o que vayas a escribir de ahora en adelante para tu blog.

Con esto ya tendrás mucho, pero mucho más posicionamiento que otras páginas que no están haciendo nada para posicionarse en Google.

A la hora de escribir, lo más importante siempre es escribir para aportar valor y satisfacer las necesidades de quien nos lee.

Siempre, siempre, siempre, escribe para tu lector.

Y para eso debes conocerlo. Pero esa es otra historia… 😉

 

Mati Ortiz es Traductor emprendedor, mentor y nómada digital. Creador de Letras Nómadas
Cansado de «no encontrar la vuelta» para conseguir clientes que lo valoren y le paguen bien, decidió formarse en emprendimiento y marketing digital. 
Creó Letras Nómadas, su negocio digital con el que ayuda a traductores a desarrollar una marca personal, a venderse mejor y captar más y mejores clientes. 
También es su marca de traducción, redacción y copywriting para profesionales del desarrollo personal.   

Deja un comentario

Contacto

¡Gracias por tu visita!
Sigamos en contacto.
Podes suscribirte a mi lista de correo. Para hacerlo, dejá tu dirección de correo electrónico abajo.

Para pedir un presupuesto de traducción o para hacerme consultas, completá el formulario de la derecha y te responderé a la brevedad. 

Translator / Traductora 2020 

Partner – HolaGIO.com